Resistencia al placer

“La mayoría de las personas consciente o inconscientemente, perseveramos en negarnos placer. Podemos preocuparnos, dejar sin atender nuestras necesidades emocionales, trabajar principalmente para agradar a otros y ser tacaños con nosotros mismos cuando se trata de concedernos tiempo para la diversión. Incluso llegamos a inquietarnos cuando nos suceden demasiadas cosas buenas, dando por sentado que en cualquier momento se desmoronará todo. El efecto acumulativo de estos malos hábitos es lo que se llama: Poca tolerancia al placer.”

Tomado del Libro: Reencontrar el placer, Dra. Stella Resnick, Editorial Urano.

El Equipo “Decídete”: Desarrollamos talleres de desarrollo humano y empresarial. Contáctanos

Comparte esto en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.